viernes, 26 de febrero de 2016

Aquí quiero vivir




Esta imagen que veis aquí es la que admiro muy a menudo, pero presencialmente, claro. Paso momentos de auténtica libertad y añadiría también, cómo no, de felicidad. Una región situada al noroeste de la península. Los pueblos que conforman estas tierras son sólidos y firmes como sus gentes. Admiro estos municipios. Me gustan estos municipios. Si tengo que retirarme en algún momento a algún sitio, no dudaré en quedarme en estos pagos que tanto quiero. Al principio de mis incursiones no conocía a nadie. Sin embargo esto no era obstáculo para pasear por sus calles, callejuelas, vías, algunas de difícil acceso, pero las fui conociendo y amando a la vez. Las amistades vinieron después. Poco a poco, con paciencia, me fui integrando y creo que ya formo parte del paisaje del pueblo. Soy uno más. Y no sólo eso, también he conocido gentes de pueblos limítrofes. No me puedo quejar en este aspecto. En caso de necesidad la ciudad está a un tiro de piedra. De esta manera no pierdo el contacto con mis amigos y amigas de mi lugar de origen.
Si tengo que destacar algún sitio en concreto, escojo la calle donde habito, también la Plaza Mayor y, como bien habréis adivinado, la biblioteca. Con lo que los servicios básicos los tengo al alcance de la mano.
Afortunadamente también dispongo de conexión a Internet, lo que hace que esté conectado con el mundo. Con el resto del mundo, mejor dicho.
Queridos lectores, otro día, uno de estos días, os hablaré -os escribiré- más sobre estos parajes. Y bien puedo decir que es mi tierra.

1 comentario: