jueves, 4 de febrero de 2016

La banca siempre gana



Escribía Aristóteles en su obra "La Política" que "el dinero ganado con el dinero es la usura". Entendida la usura como el interés excesivo que un individuo devenga de otro u otros. Esta práctica, común en casi todos los bancos hoy en día, es la que nos ha llevado y nos sigue llevando a la situación tan lamentable de la economía mundial. Los seguidores del economista Milton Friedman, harían que el llamado libre comercio se armara contra cualquier postura contraria a sus intereses. Friedman hacía una relación entre inflación y salarios. Aducía que al aumentar la inflación, los trabajadores exigirían un aumento de salarios. Hecho éste lógico por otra parte. Pero viene esto a colación de por donde van los tiros. En estos asuntos, yo me decanto más por las ideas de Paul Krugman, fuerte crítico del liberalismo y más acorde con las ideas progresistas de una economía moderna.
Prosigamos con nuestro razonamiento. La banca inventó las más inverosímiles inversiones para continuar obteniendo beneficios. Fondos tóxicos, Preferentes... Y todo trato que les confiriera enormes ganancias en las que en caso de fracaso el que saldría más perjudicado, como siempre, sería el ciudadano.
Luego vino lo que vino. Los bancos, mal dirigidos y peor gestionados, comprendieron, al fin, que tenían más "humo" que fondos. Y se temía por el derrumbe inevitable de estos. ¿Cuál fue la reacción de los gobiernos? Comenzar a inyectar como fuera, fondos para rescatarlos. Los gobiernos nos endeudaron hasta límites insospechados con tal de poner a los bancos a flote. Y, más aún, advirtiéndonos que no sería un gravamen para los ciudadanos. Que nos engañaron como a chinos, vamos... Solo hubo un país que, ante esta situación, encarceló a políticos y banqueros. Ese país fue Islandia. Entendió claramente que había que rescatar a las personas, no a los bancos.
Pero lo funesto para nosotros es que aquí manda la Merkel y la troika. Esa es la diferencia. 

4 comentarios:

  1. Los banqueros son los que han pervertido la sociedad, un saludo

    ResponderEliminar
  2. Y, tal vez, culpa nuestra que les hemos permitido demasiado.
    Saludos!!

    ResponderEliminar